Repensar la Navidad.

Estos días tengo un sueño recurrente. Sueño con el día en el que mis hijos pidan menos “cosas” para Navidad. En ese momento me daré cuenta de que hemos avanzado y se me saltarán las lágrimas de alegría al ver que todo nuestro esfuerzo ha valido la pena.